Reconstruccion del rostro de Bach.

martes, 2 de septiembre de 2008


Rostro reconstruido de Johann Sebastina Bach. (Foto: Casa-Museo de Bach | AFP)

Rostro reconstruido de Johann Sebastina Bach. (Foto: Casa-Museo de Bach | AFP

BERLÍN.- A petición de la Casa Museo del músico, con sede en Eisenach (Alemania) la antropóloga escocesa Caroline Wilkinson ha reconstruido digitalmente, gracias a técnicas forenses y de imagen, el rostro del compositor alemán Johann Sebastian Bach, a petición de la Casa Museo del músico, con sede en Eisenach (Alemania).

Esta investigadora lleva una década intentando perfeccionar los métodos de reconstrucción facial. Empleando desde modelos estadísticos hasta imágenes clínicas o disecciones humanas, Wilkinson ha analizado las relaciones entre los tejidos blandos y duros del rostro. Así, la antropóloga ha ideado la 'escultura virtual'. Se trata de sistema informático que permite realizar reconstrucciones del rostro a partir de muestras craneales.

Además de reconstruir rostros ilustres, desde Tutankamon hasta el propio Bach, la 'escultura virtual' tiene aplicaciones en la identificación forense. "Debería subrayarse que la reconstrucción facial no es un método de identificación, sino una herramienta para reconocer; para producir una lista de nombres a partir de los cuales un individuo puede ser identificado por otros métodos legalmente aceptados", matiza esta investigadora en su página web.

Los resultados de su último trabajo, que serán presentados el lunes en Berlín, conjugan los datos obtenidos de retratos, mediciones de su cráneo y de la máscara mortuoria del músico(1685-1750).

La técnica forense ha permitido desvelar la faz del compositor como un rostro de facciones amplias y maduras, de frente despejada, incipientes entradas en su cabello y labios carnosos, según las imágenes adelantadas por la prensa alemana.

Wilkinson reconstruyó en primer lugar el cráneo de Bach para, a través de un programa informático, añadir músculos, cartílagos, piel y pelo hasta dar con el resultado final.

"Con un escáner láser, copiamos la réplica del cráneo (realizada en 1800). La reconstrucción facial se llevó a cabo utilizando un sistema de ordenador en 3D, después de la aproximación anatómica. Los detalles de los retratos auténticos se emplearon para añadir textura y color a la cara", aclara a elmundo.es esta antropóloga.

El pasado mes de enero, la Universidad de Granada presentó una técnica, basada también en la relación entre la estructura ósea y el grosor de los tejidos blandos, similar a la empleada por Wilkinson con la que es posible reconstruir en tres dimensiones el rostro de cadáveres no identificados.

Desde la Casa Museo de Bach, explicaron que ya en 1894, el médico alemán Wilhelm His y el escultor Carl Ludwig Seffner intentaron reconstruir el rostro de uno los genios más fructíferos de la música europea y maestro del barroco, en lo que fue el primer intento médico de este tipo de la historia.

"Estamos expectantes por ver cómo ha quedado finalmente el rostro", afirmó el director del museo, Jörg Hansen, quien explicó que aunque se ha seguido un proceso minucioso en la recreación de los músculos y los huesos, el color de la piel, de los ojos y del pelo del músico siguen siendo un misterio.

Serie de la reconstrucción del rostro de Bach. (Foto: Casa-Museo de Bach | AFP)

Explicó que en los retratos que se conservan de Bach, unas veces sus ojos aparecen azules y en otras, marrones, mientras que en el caso del cabello, se han inspirado en la moda del momento y han tomado como modelo el rostro que pintó Elias Gottlob Haussmann.